Saltar al contenido

Cómo barnizar madera en función de su estado

Los muebles de madera siempre dan elegancia y belleza en cualquier habitación en la que se encuentren y, sin duda, son los mejores para los exteriores. Por esto, su cuidado y mantenimiento debe ser tomado en cuenta, para lo que solo necesitarás aplicar barniz sobre su superficie para asegurarte de alargar su duración. Esto, además, resaltará su belleza.

¿Qué es el barniz?

El barniz es una sustancia aceitosa o resinosa que puede ser natural o sintética y cuyas características le permite dejar una capa fina sobre la superficie en que se ha colocado después de que esta se haya secado, ya sea por efecto del aire o acelerando este proceso con un catalizador. Su uso cuenta con una amplia tradición y existen registros históricos que señalan su uso por los egipcios, que lo utilizaban como decoración de sus tumbas, o los griegos, que lo usaban para proteger las maderas de sus barcos de la corrosión ocasionada por el agua del mar.

Su utilidad se debe al poder protector que ejerce sobre las superficies, favoreciendo su durabilidad y resistencia además de proporcionar acabados hermosos que dan un aspecto atractivo a cualquier superficie.

¿Qué muebles se pueden barnizar?

Se podrá barnizar cualquier mueble de madera que desees proteger y que pueda estar expuesto al ímpetu del clima o que forme parte de la decoración de tu cuarto, sala o comedor. El barniz no solo mejorará las características naturales de la madera sino que, además, le dará un toque único, ya sea brillante, mate o satinado. Sin duda alguna, resaltará la belleza de tus muebles.

Tipos de barniz ¿Qué muebles se pueden barnizar?

Existen diferentes formas de clasificar el barniz, principalmente en función de sus características químicas o acabados:

En el caso de clasificar los tipos de barniz según sus características químicas vamos a tener de dos tipos: sintéticos o acrílicos, cuya principal diferencia radica en el tiempo de secado y resistencia que le otorga a la madera. Los barnices sintéticos serán de secado más lento (hasta cinco horas) pero le otorgan una gran resistencia a la madera mientras que los acrílicos tienen un tiempo de secado muchísimo menor pero, al mismo tiempo, la protección que le brindan a la madera es considerablemente baja respecto a los sintéticos.

Si tomamos en cuenta el tipo de acabado podemos encontrar brillantes, mates y satinados cuya elección dependerá principalmente de tu gusto particular aunque existen pequeñas diferencias respecto a su resistencia.

Para exterior

Como te comentamos anteriormente, existen diferencias claves en los tipos de barniz que te permitirán elegir el correcto. En el caso de los exteriores, donde el efecto de la luz UV y las lluvias afectan directamente a los muebles, te recomendamos el uso de barnices sintéticos que le darán una mayor resistencia a tus muebles, puertas o cualquier superficie que desees proteger.

Para interior

En el caso de que desees barnizar muebles o elementos que vayan a estar dentro de tu casa, oficina o local, puedes elegirlo basando tu criterio en el acabado que desees, ya sea un resultado brillante que resalte toda la belleza de la madera o un tono más opaco que le proporcione un toque rústico y resistente.

Consejos para barnizar la madera

Consejos para barnizar la maderaSi deseas barnizar un mueble o superficie, sigue los siguientes consejos para obtener resultados maravillosos:

  1. Antes de colocar el barniz debes optimizar la superficie de la madera para que pueda asimilar el producto. Para esto debes lijar la superficie de la madera utilizando una lija adecuada. Este lijado siempre debe ser realizado en la dirección de las betas de la madera.
  2. Una vez has culminado con el lijado te recomendamos eliminar todo el polvo de la superficie. Esto lo puedes hacer con un cepillo o un trapo un poco húmedo.
  3. Procede a aplicar el barniz, que se puede diluir un poco con aguarrás. Aplica una capa uniforme sobre toda la superficie con un pincel o rodillo. Después, debes esperar a que la madera se seque y lo haya asimilado.
  4. Una vez que la madera asimile completamente el barniz, aplica una segunda capa. Esto garantizará que se forme la película que protegerá tu madera y le dará el acabado que deseas.

¿Cómo aplicar el barniz?

Dependiendo del tipo de superficie que vaya a utilizar, tendrás que aplicar el barniz de formas diferentes:

Sobre una superficie nueva

Para las superficies nuevas solo basta con lijar la superficie siempre en dirección de la beta de la madera, eliminar todo rastro de polvo y aplicar dos capas de barniz. La primera capa garantizará que la madera absorba el producto y los pequeños poros queden protegidos; la segunda, por su parte, hará una película más gruesa y uniforme sobre toda la madera, dándole así mayor resistencia y durabilidad.

Sobre una superficie deteriorada

Antes de iniciar con el proceso de barnizado lo primero que debes hacer es eliminar las capas de pintura vieja. A este proceso se le conoce como decapar, para el que existe una serie de productos que facilita este trabajo. El uso de estos productos debe hacerse con cuidado, ya que tienen olores muy fuertes y pueden causar alergias.

El proceso de decapado es bastante sencillo si utilizas un producto químico. Para ello, tan solo prepara el producto, aplícalo y deja actuar por 20 minutos aproximadamente o según lo indique el fabricante. Cuando observes que la pintura inicia un ligero burbujeo es momento de retirarla utilizando una espátula y, una vez retirada toda la pintura, puedes continuar con el proceso de igual forma que con una superficie nueva.

Sobre una superficie bien cuidada ¿Cómo aplicar el barniz?

Si la superficie se encuentra bien cuidada, solo bastará con limpiar la zona, lijar suavemente para eliminar cualquier imperfección en la madera y luego, simplemente, proceder a aplicar el barniz. En este caso, puedes aplicar una sola capa, que será más que suficiente para protegerla.

Materiales necesarios

Antes de iniciar cualquier proyecto siempre debes tener a mano todas las herramientas que te permitan llevarlo a acabo sin tener ningún tipo de interrupciones. Por esto, a continuación te dejamos la siguiente lista de materiales que necesitarás para realizar el barnizado de tu mueble o cualquier superficie de madera:

  • Brocha o rodillo: cualquiera de las dos te será útil al momento de aplicar el barniz.
  • Disolvente: este se utiliza para diluir el barniz y poderlo aplicar a toda la superficie.
  • Lija: existen de diferentes tipos, por lo que te recomendamos asesorarte para elegir la adecuada dependiendo de tu necesidad.
  • Otros productos que puedes llegar a necesitar son aquellos que te permiten unir materiales o en el caso de que el mueble necesite una ligera reparación. Entre ellos tienes masilla en polvo, emplaste o sellador.