Saltar al contenido

Cómo hacer una ventana de madera

Saber cómo hacer una ventana de madera puede ayudarte con la renovación del look de tu hogar. En ocasiones, resulta mucho más sencillo hacer las cosas nosotros mismos que ir de tienda en tienda buscando aquello que nos gusta o pensamos que irá bien con lo que en este momento tenemos colocado. Atractivas tanto para una casa de campo como para ese piso que compraste en un bloque de pisos, si te han entrado ganas de ponerte a maniobrar, aquí te dejamos con algunos pasos que debes seguir:

Tipos de maderas empleadas para ventanas

En la carpintería de interior existen dos tipos de madera muy bien diferenciados. Este material, muy demandado gracias a su capacidad aislante, se utiliza tanto para las ventanas como para las puertas de cualquier hogar. Dando una sensación de fuerza y resistencia, son muchas las casas que apuestan por ese ambiente rústico que solo se consigue con ello. A continuación, por si todavía tienes ganas de seguir con esta iniciativa, te dejamos los modelos:

Maderas duras

No puedes saber cómo hacer una ventana de madera sin diferenciar qué árbol da las más duras y cuáles son para las blandas. El roble, el fresno, el álamo o el nogal son los que más se usan para este tipo de trabajos. De tonos oscuros, ofrece un aire enigmático al espacio en el que lo hemos colocado y es precisamente por esto por lo que muchas personas lo solicitan para sus hogares. Además, el material con el que están hechos la mayoría de estos dejan una serie de vetas en su acabado que hacen el soporte mucho más estético.

Maderas blandas

Lo contrario a las maderas duras son las maderas blandas. Estas, que son las que más se venden en el mercado, consiguen un aspecto muy estético para el hogar pero no terminan de dejar la sensación robusta que vimos en el primero. El pino, el abeto o el ciprés son algunos de los árboles que dan este tipo y que por supuesto, sigue siendo muy cotizadas. Con menos vetas en el acabado final, solo por lo económica que resultan, el usuario prefiere hacerse con las de esta índole.

Diseños óptimos para ventanas de madera

Las ventanas de carpintería se han utilizado en todos los modelos de vivienda hasta bien entrado el siglo XX. La calidad del material, la facilidad que hay para encontrarlo y esa sensación de seguridad es lo que más llama la atención a los ciudadanos que todavía siguen apostando por él incluso por encima de los diseños más modernos. Sustituidas por algunas fabricadas en hierro o aluminio, si bien «dan el pego» no pueden compararse con las que aquí tenemos.

El famoso PVC (creado a partir de una mezcla de plásticos) es lo que más se utiliza en la casa de cualquier vecino pero dentro de cómo hacer una ventana de madera tenemos que olvidarnos de las alternativas y pensar siempre en el material que nos ayudará a ganar estilo, fuerza y hará que nuestra casa destaque por encima del resto. En los países nórdicos, especialmente porque viven en entornos rurales, tienen la madera como materia prima y algo de lo que no pueden prescindir.

¿Cuáles son los materiales que podemos usar para ventanas de madera?

Cuando hablamos de ventanas de madera pensamos en éste como el material único que vamos a usar en su construcción pero existen unos combinados que cada vez tienen más éxito en el mercado. A fin de facilitarnos la tarea y agregar características que pueden ser buenas para el completo del trabajo, lo cierto es que son muchos los fabricantes que apuestan por una mezcla que nos sirva tanto para la decoración de nuestro hogar como en el DIY:

PVC

El PVC se ha convertido en un material que todo el mundo quiere para sus casas. Con muchas ventajas, si pensamos en cómo hacer una ventana de madera solo del árbol caído nos resultaría muy complicado. Con este, por fuera podemos colocar lo sacado del roble o el pino y por dentro reforzar con esta mezcla de plásticos. Famoso en todo el mundo, en muchas casas ha servido como sustituto de lo que en su día fue una materia prima de especial importancia.

Aluminio

El combinado que hace la madera con el aluminio también es bastante interesante. Este material no se oxida y en la práctica, a la hora de hablar de abundancia, cunde mucho más que un árbol. Colocado en la parte de fuera evitará que el artículo se desgaste por los cambios del tiempo gracias al aguante que demuestra ante los climas y por dentro, de forma estética, tendremos nuestro trozo de álamo, pino o roble para hacer el ambiente del hogar mucho más acogedor.

¿Cuál debe ser el mantenimiento de las ventanas de madera?

Aunque pensemos lo contrario, la madera es un material muy delicado que hay que saber cuidar para que no se estropee. El mantenimiento de estas ventanas ha hecho que muchas personas se pasen al PVC pero, siempre que se sepa hacer, conviene más a razón de la calidad y el ambiente que dejará en nuestros hogares. Aplicando barniz de manera recurrente, dando una buena orientación al artículo (son muchas las que terminan vejadas por esto) y limpiando cuidadosamente el acabado, lograrás que quede como el primer día.

Es muy equívoco pensar que el aluminio o el PVC son «mejores materiales» que el presente. Antes de pensar en cómo hacer una ventana de madera es importante que sepamos que ésta no se oxida ni se deteriora y con el mantenimiento correcto podemos conseguir que dure toda la vida en nuestra casa. A su favor tenemos que agregar que los productos que tenemos hoy para limpiar son mucho más fuertes que hace años y esto también nos ayuda con el cometido. ¿Sabías que la casa más antigua de Europa es de madera y tiene ya setecientos años?