Saltar al contenido

¿Cómo colocar los alimentos en la nevera?

Mujer organizando los alimentos de la nevera

En muchas ocasiones, las prisas o la costumbre hacen que organices mal tus productos dentro del frigorífico; por eso, en este post te mostramos cómo colocar los alimentos en la nevera.

Importancia de organizar los alimentos

El frigorífico es uno de los electrodomésticos más utilizados de tu vivienda, ya que es el encargado de almacenar y mantener en óptimas condiciones tus productos; el problema es que estos suelen tener distintas necesidades de temperatura, de ahí que sea fundamental que los organices de forma adecuada.

Cómo colocar los alimentos de la nevera

Si organizas los alimentos de forma aleatoria puede producirse contaminación cruzada y que los microorganismos pasen de un alimento a otro, haciendo que tu nevera sea un foco de infecciones para tu organismo.

El refrigerador no destruye los microorganismos, ralentiza o detiene su crecimiento; por eso, es importante que se controle el tiempo que un producto está en la nevera. De esta forma, se pueden prevenir enfermedades como, por ejemplo, la salmonelosis, la campilobacteriosis o la listeriosis.

Para ello, es fundamental que los alimentos estén aislados dentro de la nevera; la mejor forma de conseguirlo es colocándolos correctamente y que mantengan una distancia de seguridad entre ellos

¿Dónde enfría más el refrigerador?

Lo primero que debes saber es qué partes del frigorífico son las que más enfrían, ya que así podrás organizar mejor tus alimentos; la zona inferior del refrigerador es la que más enfría y la parte superior y la puerta las que menos.

Además, la mayoría de electrodomésticos disponen de un cajón de 0ºC, ubicado en la parte inferior, ideal para mantener la carne y el pescado a baja temperatura y conservar sus propiedades y vitaminas más tiempo.

¿Cómo colocar los alimentos en la nevera?

¿Quieres saber cómo colocar los alimentos en la nevera de forma óptima y efectiva? A continuación te mostramos dónde tienes que situar cada producto:

  • Estantes superiores: este espacio debe estar reservado para alimentos ya cocinados; también es ideal que sitúes en esta zona pastas frescas y productos de conserva.
  • Parte central: productos lácteos, embutidos y huevos; además, puedes colocar las sobras de comida y tarros de conserva ya abiertos.
  • Estantes inferiores: alimentos crudos y perecederos; también puedes almacenar productos en proceso de descongelación, aunque tienen que estar en envases cerrados y con rejillas inferiores, para evitar que entren en contacto con el agua que desprenden.
  • Cajones: frutas y hortalizas que necesitan refrigeración; estos espacios destacan por garantizar la humedad y la temperatura óptima de estos productos.
  • Puerta: bebidas, salsas no caseras, mermeladas y mantequillas; si la caja de huevos está abierta, lo mejor es que los conserves en la huevera situada en la puerta.

Frigorífico con los alimentos colocados

¿Qué alimentos no necesitan refrigeración?

Asimismo, es importante que tengas en cuenta que no todos los alimentos necesitan refrigeración; por ejemplo, guardar determinadas frutas y hortalizas en el frigorífico puede suponer una pérdida de nutrientes. A continuación te mostramos qué productos deben quedarse fuera, en una zona fría y seca:

  • Pan: si lo introduces en el refrigerador se endurece antes que en la panera.
  • Tomate: el frío daña sus membranas internas y hace que la pulpa esté insípida; cuando está verde, lo mejor es que lo protejas de la luz y lo mantengas a 20º.
  • Frutas tropicales: las temperaturas bajas provocan que las enzimas actúen y agilicen su maduración, haciendo que estén más duras y sin sabor; serían, por ejemplo, el aguacate, la piña, el kiwi o el plátano.
  • Patatas, cebollas y ajos: las bajas temperaturas y la humedad pueden variar su sabor; por ello, deben guardarse en lugares frescos y alejados de la luz natural.

Errores al organizar la compra en el frigorífico

En muchas ocasiones cuando regresas del supermercado y quieres colocar todos los alimentos en la nevera tienes prisa o no lo haces de forma adecuada, lo que puede hacer que no consigas un funcionamiento óptimo del electrodoméstico; a continuación te mostramos los principales errores al organizar la compra en el frigorífico.

  • Llenarlo demasiado: es importante que elijas la capacidad adecuada, ya que no lo debes llenar por completo para permitir una óptima circulación del flujo del aire; tampoco puede estar medio vacío, ya que esto provocará cambios bruscos de temperatura.
  • Alimentos crudos y cocinados juntos: debes separarlos para evitar la contaminación cruzada.
  • Meter comida caliente: esto provocará que el electrodoméstico tenga que emplear más energía para mantener la misma temperatura interior y, además, puede provocar variaciones en los alimentos ya almacenados. Lo mejor es que esperes a que se reduzca la temperatura de los productos cocinados antes de introducirlos en la nevera.

Consejos para colocar los alimentos

A continuación te traemos algunos consejos que te ayudarán a colocar mejor los alimentos dentro del frigorífico:

  • Temperatura ideal: lo ideal es que el refrigerador esté a 5ºC y el congelador a -18ºC; además, en verano, cuando las temperaturas son más altas, es recomendable que bajes un par de grados el frigorífico. Para garantizar un óptimo funcionamiento, es importante que solo abras las puertas cuando sea necesario, durante el menor tiempo posible.
  • Frutas y verduras: no las laves antes de introducirlas en el frigorífico, debes hacerlo justo antes de consumirlas.
  • Espacios bien diferenciados: lo mejor es que los coloques en función de las distintas clases de alimentos, para evitar la transmisión y mezcla de olores y sabores.
  • Lee el manual de instrucciones: cuando compres el frigorífico, es imprescindible que leas el manual de uso; de esta forma, podrás saber si este electrodoméstico dispone de espacios especiales, por ejemplo para la conservación de carne y pescado.
  • Fecha de caducidad: si los alimentos están próximos a caducar o llevan varios días abiertos, debes situarlos delante; de esta forma, sabrás que los tienes que consumir antes.
  • Jamón serrano, queso curado y chocolate: lo mejor es que los dejes fuera del frigorífico, en un lugar seco.
  • Limpieza de la nevera: debes hacerla, como mínimo, una vez al mes; lo ideal es que, para mantener tu frigorífico siempre perfecto y evites los malos olores, mezcles agua, limón y vinagre.
  • Descongelación automática y manual: los frigoríficos que disponen de sistema No Frost deben descongelarse de forma periódica, para evitar que un exceso de hielo pueda dañar los alimentos e impedir que el compartimento se mantenga a una baja temperatura.

Mujer organizando los alimentos de la nevera

¿Es mejor guardar los alimentos en la nevera en tuppers?

Una de las mejores formas para conservar los alimentos y mantenerlos frescos y seguros, ya que se reduce el riesgo de una intoxicación alimentaria, es mediante los envases o los recipientes herméticos. Por ejemplo, si abres un alimento pero no consumes toda su cantidad, debes quitar el envase original y almacenarlo en un tupper.

A continuación te mostramos las siguientes pautas para conservar tus alimentos en tu nevera:

  • Botes de cristal y tuppers con tapas herméticas: son muy recomendables para guardar los líquidos que sobran o los alimentos semisólidos en la nevera; además, favorecen la conservación de los productos en la despensa.
  • Envasado de frutas y verduras: ideales para mantener los productos frescos más tiempo; eso sí, es recomendable que no los abras hasta que no los vayas a consumir.
  • Envases al vacío: es una de las alternativas más recomendadas, ya que se extrae el aire del interior y los alimentos se mantienen intactos, conservando todas sus propiedades, más tiempo.
  • Bolsas de plástico: permiten conservar los alimentos y aprovechar al máximo el espacio interior del frigorífico; son muy cómodas si cuentan con sistemas de apertura y cierre y, además, ayudan a mantener las frutas y verduras más frescas.
  • Film transparente: evita la humedad y los olores; también permite la conservación en el congelador.
  • Papel de aluminio: debe ser resistente a la congelación, para evitar que se pueda desgarrar; en cualquier caso, no lo debes introducir en el microondas.

Ahora que ya sabes cómo colocar los alimentos en la nevera y cuáles no debes introducir, ¿a qué esperas para aprovechar la capacidad de refrigeración de tu frigorífico?