Saltar al contenido

Cómo restaurar el asiento de una mecedora paso a paso

En la mayoría de los casos, vale la pena restaurar la mecedora que tenemos en casa. Si es la primera vez que realizaremos este tipo de trabajo, seguramente nos preguntamos: ¿cómo restaurar el asiento de una mecedora? A continuación, te diremos qué necesitas y los pasos que necesitas para darle un nuevo aspecto a tu mueble.

Herramientas y materiales

Por supuesto, llevar a cabo este trabajo manual necesita de ciertas herramientas y materiales específicos que nos ayuden a renovar el asiento de una mecedora:

Herramientas

  • Taco de lija fina
  • Sierra circular
  • Grapadora eléctrica
  • Tijeras
  • Cepillo de púas metálicas
  • Taladro atornillador
  • Punta PZ2

Materiales

  • Contrachapado de chopo de 10 mm
  • Listón de madera de 15 x 15 mm
  • Tirafondos de 3,5 x 20 mm
  • Gomaespuma
  • Polipiel
  • Miraguano con calicó
  • Grapas de 6mm

Reparación, paso a paso

  1. Comenzamos retirando la vieja rejilla del asiento con un cortante y un alicate.
  2. A continuación, pasamos un taco de lija fina para limpiar bien esa zona.
  3. Tomamos la medida con un tablero de contrachapado de chopo directamente sobre la silla por la parte inferior. Agregamos unos centímetros más por todos los lados para que cubra también el rebaje de la rejilla.
  4. Con una sierra de calar recortamos la pieza. Para lograr un buen acabado, lijamos el canto.

Tapizado

Ahora procedemos al tapizado del nuevo asiento de la mecedora:

  1. El primer paso de esta etapa es acolchar. Pegamos una pieza de gomaespuma de la misma medida sobre el tablero con adhesivo en aerosol.
  2. Para que la gomaespuma esté más redondeada, vamos a soplarala. Le vamos dando forma con una tijera. Con un cepillo de púas le daremos más forma redonda.
  3. Lo apoyamos todo sobre una tela de miraguano y la grapamos a la silla desde el centro de cada lado y estirando bien.
  4. Cuando lo tengamos grapado, cortamos el sobrante. Luego grapamos bien todo el miraguano para conseguir un buen acabado.
  5. Cubrimos ahora todo con una pieza de polipiel. Fijamos la tela con grapas, una en el centro de cada lado y, poco a poco, vamos hacia las esquinas.
  6. En estas hacemos un pliegue y rematamos cortando también el sobrante.
  7. Por último, fijamos nuestro nuevo asiento a la silla con unos tirafondos, aprovechando los orificios del cosido anterior. Y, de esta forma, quedará como nuevo el asiento de la mecedora.